El tracto digestivo juega un papel vital en su salud, ya que es responsable de absorber nutrientes y eliminar los desechos.

Desafortunadamente, muchas personas sufren de problemas digestivos como hinchazón, calambres, gases, dolor abdominal, diarrea y estreñimiento por una variedad de razones.

Ciertas afecciones, como el síndrome del intestino irritable (SII), la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), la enfermedad de Crohn, la diverticulitis y la acidez estomacal, pueden ponerlo en riesgo de problemas digestivos más graves.

Sin embargo, incluso una persona sana puede experimentar problemas digestivos debido a factores como la falta de fibra o alimentos ricos en probióticos en su dieta.

Aquí están los 19 mejores alimentos para mejorar su digestión.

1. Yogur

El yogur se elabora con leche que ha sido fermentada, generalmente por bacterias del ácido láctico.

Contiene bacterias beneficiosas conocidas como probióticos , que son bacterias buenas que viven en su tracto digestivo y pueden ayudar a mejorar la digestión, manteniendo su intestino sano.

Si bien los probióticos ocurren naturalmente en su intestino, aumentar su ingesta a través de alimentos como el yogur puede facilitar la digestión.

Los probióticos pueden ayudar con problemas digestivos, como hinchazón, estreñimiento y diarrea. También se ha demostrado que mejoran la digestión de la lactosa o el azúcar de la leche.

Sin embargo, no todo el yogur contiene probióticos. Cuando compre, asegúrese de buscar “culturas vivas y activas” en el paquete.

RESUMENEl yogur contiene probióticos, que pueden ayudar a la digestión al promover bacterias saludables en su tracto digestivo.

2. Manzanas

Las manzanas son una rica fuente de pectina, una fibra soluble.

La pectina evita la digestión en el intestino delgado y luego es degradada por las bacterias amigables en el colon.

Aumenta el volumen de las heces y, por lo tanto, se usa comúnmente para resolver el estreñimiento y la diarrea. También se ha demostrado que disminuye el riesgo de infecciones intestinales, así como de inflamación en el colon.

RESUMENLa pectina que se encuentra en las manzanas ayuda a aumentar el volumen de las heces y el movimiento a través del tracto digestivo. También puede disminuir la inflamación en su colon.

3. Hinojo

El hinojo, una planta con un bulbo pálido y tallos largos y verdes, se usa para agregar sabor a los alimentos.

Su contenido de fibra ayuda a prevenir el estreñimiento y mejora la regularidad en su tracto digestivo.

El hinojo también contiene un agente antiespasmódico que relaja los músculos lisos del tracto digestivo. Esta acción puede reducir los síntomas digestivos negativos como hinchazón, flatulencia y calambres.

RESUMENEl contenido de fibra y el agente antiespasmódico del hinojo pueden mejorar la digestión al limitar algunos síntomas gastrointestinales negativos.

 
4. Kéfir

El kéfir es un producto lácteo cultivado elaborado mediante la adición de “granos” de kéfir a la leche. Estos “granos” son el resultado de mezclar levadura y bacterias con la leche y parecen tener beneficios digestivos.

Al igual que los probióticos en el yogur, los cultivos de kéfir ayudan a la digestión de la lactosa, disminuyendo algunos de los efectos secundarios negativos asociados con la intolerancia a la lactosa , como hinchazón, calambres y gases. 

En múltiples estudios, el kéfir provocó un aumento de bacterias intestinales saludables que mejoran la digestión y una disminución simultánea de bacterias dañinas.

El consumo de kéfir también se ha asociado con una disminución de la inflamación en el intestino, lo que mejora aún más el proceso de digestión. 

RESUMEN El ingrediente único del kéfir, los “granos” hechos de levadura y bacterias, parecen mejorar la digestión y disminuir la inflamación en el intestino.

 
 
5. Semillas de chía

Las semillas de chía son una excelente fuente de fibra, lo que hace que formen una sustancia similar a la gelatina en el estómago, una vez que se consumen. Funcionan como un prebiótico , apoyando el crecimiento de bacterias saludables en su intestino y contribuyendo así a una digestión saludable. 

Su contenido de fibra también ayuda a promover la regularidad intestinal y heces saludables.

RESUMEN El contenido de fibra de las semillas de chía puede ayudar a la digestión al promover el crecimiento de probióticos en su intestino y mantenerlo regular.

6. Kombucha

La kombucha es un té fermentado.

Se elabora agregando cepas específicas de bacterias, azúcar y levadura al té negro o verde, y luego se somete a fermentación durante una semana o más. 

Se produce un exceso de bacterias probióticas durante el proceso de fermentación, lo que puede mejorar la salud digestiva. 

Además, algunas investigaciones en ratones han demostrado que la kombucha puede contribuir a la curación de las úlceras de estómago.

RESUMEN El amplio contenido probiótico de la kombucha mejora la digestión y la salud intestinal. La bebida también puede ayudar a curar las úlceras de estómago.

7. Papaya

La deliciosa papaya de frutas tropicales contiene una enzima digestiva llamada papaína.

Ayuda durante el proceso digestivo al ayudar a descomponer las fibras de proteínas. Si bien no es necesario en su dieta, puede ayudar a la digestión de proteínas. 

La papaína también puede aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII), como estreñimiento e hinchazón. 

Se usa comúnmente como la enzima principal en los suplementos digestivos debido a sus capacidades gastrointestinales.

RESUMEN La papaya contiene papaína, que es una enzima digestiva fuerte que contribuye a la digestión saludable de las proteínas. También puede aliviar los síntomas del IBS.

 

Los granos son las semillas de plantas parecidas a pastos llamadas cereales.

Para ser clasificado como grano entero , debe contener el 100% del grano, incluidos el salvado, el germen y el endospermo.

Los cereales integrales con fibra más populares incluyen la avena, la quinua , el farro y los productos elaborados con trigo integral. La fibra que se encuentra en estos granos puede ayudar a mejorar la digestión de dos maneras.

Primero, la fibra ayuda a agregar volumen a las heces y puede reducir el estreñimiento. 

En segundo lugar, algunas fibras de grano actúan como prebióticos y ayudan a alimentar bacterias saludables en su intestino. 

RESUMEN Debido a su alto contenido de fibra, los cereales integrales pueden contribuir a una digestión saludable al agregar volumen a las heces, reducir el estreñimiento y alimentar a las bacterias intestinales saludables.

9. Tempeh

Tempeh está hecho de soja fermentada. La fermentación descompone los azúcares a través de bacterias y levaduras.

Durante el proceso de fermentación, se descompone un antinutriente de la soja llamado ácido fítico . El ácido fítico puede interferir con la absorción de ciertos nutrientes.

Por lo tanto, el proceso de fermentación mejora la digestión y absorción de esos nutrientes. 

Los alimentos fermentados como el tempeh son una buena fuente de probióticos. Recuerde que los probióticos crean un revestimiento protector en sus intestinos para protegerlos de bacterias dañinas. 

Los estudios han encontrado que los probióticos ayudan a aliviar los síntomas del SII, previenen la diarrea, disminuyen la hinchazón y mejoran la regularidad.

    RESUMEN El proceso de fermentación y el contenido de probióticos de  Tempeh pueden disminuir los síntomas digestivos negativos, así como mejorar la absorción de nutrientes al descomponer el ácido fítico antinutriente.

10. Remolachas

La remolacha, también conocida como remolacha, es una buena fuente de fibra.

Una taza (136 gramos) de remolacha contiene 3.4 gramos de fibra. La fibra evita la digestión y se dirige al colon, donde alimenta las bacterias intestinales saludables o agrega volumen a las heces, lo que mejora la digestión.

Algunas formas populares de comer remolacha incluyen asado, mezclado en una ensalada, en escabeche o mezclado en un batido.

RESUMEN Los nutrientes de la remolacha pueden ayudar a mejorar la digestión al ayudar a alimentar las bacterias intestinales amigables y agregar volumen a las heces.

11. Miso

Comúnmente consumido en sopa de miso, el miso se elabora fermentando soja con sal y koji, un tipo de hongo.

El miso contiene probióticos que, al igual que otros alimentos fermentados, ayudan a mejorar la digestión al aumentar las bacterias buenas en el intestino.

Los probióticos en el miso también pueden ayudar a reducir los problemas digestivos y superar enfermedades intestinales como la diarrea.

RESUMEN El contenido de probióticos de Miso lo hace útil para reducir los problemas digestivos y superar enfermedades intestinales como la diarrea.

12. Jengibre

El jengibre es un ingrediente tradicional de la medicina oriental que ayuda a mejorar la digestión y a prevenir las náuseas. Muchas mujeres embarazadas lo usan para tratar las náuseas matutinas. 

Desde el punto de vista de la digestión, se ha demostrado que esta raíz amarillenta acelera el vaciado gástrico. 

Al mover los alimentos del estómago al intestino delgado más rápido, el jengibre reduce el riesgo de acidez, náuseas y malestar estomacal.

RESUMEN El jengibre parece acelerar el movimiento de los alimentos a través del estómago, aliviando ciertos efectos secundarios asociados con la digestión lenta. También se ha utilizado para tratar las náuseas, incluidas las náuseas matutinas durante el embarazo.

13. Kimchi

El kimchi, generalmente hecho de repollo fermentado , también puede incluir otras verduras fermentadas.

Contiene probióticos que ayudan con la digestión y promueven el crecimiento de bacterias buenas en su colon. Cuanto más fermenta el kimchi, mayor es la concentración de probióticos. 

El kimchi también contiene fibra, que puede agregar volumen a las heces y promueve la salud intestinal.

RESUMEN El kimchi contiene probióticos y fibra que mejoran la digestión y promueven la salud intestinal.

14. Verduras de color verde oscuro

Los vegetales verdes son una excelente fuente de fibra insoluble.

Este tipo de fibra agrega volumen a sus heces, acelerando su paso a través de su tracto digestivo. 

Los vegetales verdes también son una buena fuente de magnesio, que puede ayudar a aliviar el estreñimiento al mejorar las contracciones musculares en su tracto gastrointestinal.

Algunas de las verduras de color verde oscuro más comunes que brindan este beneficio son la espinaca, las coles de Bruselas, el brócoli y otras verduras de hoja.

Además, un estudio de 2016 reveló un azúcar inusual que se encuentra en las verduras de hoja verde que alimenta las bacterias buenas en el intestino. Se cree que este azúcar ayuda a la digestión y al mismo tiempo daña algunas de las bacterias malas que pueden causar enfermedades. 

RESUMEN Los vegetales verdes juegan un papel en la digestión saludable al proporcionar fibra y magnesio a su dieta, además de alimentar las bacterias buenas en su intestino.

 
15. Natto

Al igual que el tempeh, el natto está hecho de soja fermentada.

Por lo general, se comen simples, algunos aderezos populares para natto incluyen kimchi, salsa de soja, cebolla verde y huevos crudos. También se puede comer con arroz cocido.

Natto contiene probióticos que sirven como mecanismo de defensa contra toxinas y bacterias dañinas, al mismo tiempo que aumentan las bacterias intestinales saludables que mejoran la digestión. 

Curiosamente, un gramo de natto contiene casi tantos probióticos como una porción completa de otros alimentos o suplementos ricos en probióticos, como seis onzas (170 gramos) de yogur. 

Su contenido en fibra también mejora la regularidad de las deposiciones y reduce el estreñimiento.

RESUMEN El rico contenido de probióticos de Natto puede ayudar a la digestión y la salud gastrointestinal, mejorando la regularidad de las deposiciones y reduciendo el estreñimiento.

16. Chucrut

El chucrut está hecho de repollo rallado que se fermenta con ácido láctico.

Debido a la fermentación, contiene probióticos.

La investigación sugiere que una porción de media taza (71 gramos) de chucrut puede contener hasta 28 cepas bacterianas distintas que ayudan a su intestino alimentando bacterias buenas.

Además, la generosa ayuda de enzimas del chucrut descompone los nutrientes en moléculas más pequeñas y fáciles de digerir. 

RESUMEN El chucrut es una rica fuente de probióticos y contiene enzimas que ayudan con la digestión al descomponer los nutrientes en moléculas más fáciles de digerir.

17. Salmón

El salmón es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3, que pueden ayudar a reducir la inflamación en su cuerpo.

Las personas con enfermedad inflamatoria intestinal, intolerancias alimentarias y otros trastornos digestivos a menudo tienen inflamación en el intestino. Los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a reducir esta inflamación y así mejorar la digestión. 

RESUMEN Los omega-3 que se encuentran en el salmón pueden reducir la inflamación en su intestino, mejorando así su proceso digestivo.

18. Caldo de huesos

El caldo de huesos se elabora hirviendo a fuego lento los huesos y los tejidos conectivos de los animales.

La gelatina que se encuentra en el caldo de huesos se deriva de los aminoácidos glutamina y glicina.

Estos aminoácidos pueden unirse al líquido en su tracto digestivo y ayudar a que los alimentos pasen más fácilmente. 

La glutamina protege el funcionamiento de su pared intestinal. También se ha demostrado que mejora la afección digestiva conocida como intestino permeable , así como otras enfermedades inflamatorias del intestino. 

RESUMEN La gelatina que se encuentra en el caldo de huesos puede ayudar a mejorar la digestión y proteger la pared intestinal. Puede ser útil para mejorar el intestino permeable y otras enfermedades inflamatorias del intestino.

19. Menta

La menta , parte del género Mentha , crece comúnmente en gran parte del mundo.

El aceite de menta está hecho de los aceites esenciales que se encuentran en las hojas de menta y se ha demostrado que mejora los problemas digestivos.

El aceite contiene un compuesto llamado mentol, que puede aliviar los síntomas del SII, como hinchazón, malestar estomacal y problemas de evacuación intestinal.

El aceite parece tener un efecto relajante en los músculos de su tracto digestivo, lo que puede mejorar la digestión. 

El aceite de menta también puede aliviar la indigestión al acelerar el movimiento de los alimentos a través de su sistema digestivo.

RESUMEN Se ha demostrado que la menta mejora la digestión. Puede aliviar los síntomas del SII y hacer que los alimentos pasen más rápidamente por el tracto digestivo.

La línea de fondo

Los problemas digestivos pueden ser un desafío, pero ciertos alimentos pueden ayudar a aliviar los síntomas incómodos.

Las investigaciones respaldan el consumo de alimentos fermentados, como yogur, kimchi y tempeh, para aumentar los probióticos en su dieta, lo que puede mejorar la salud digestiva.

Los alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales, las verduras de color verde oscuro y las semillas de chía, también desempeñan un papel en la digestión, ya que ayudan a que los alimentos se muevan por el sistema con mayor facilidad o rapidez.

Si está buscando alivio para sus problemas digestivos, considere agregar algunos de estos 19 alimentos a su dieta.