SALUDABLESS

El empleo de los remedios naturales, requieren más cuidado y esfuerzos de los que muchos quieren prestar, el proceso natural de curación y reconstitución es gradual y les parece lento a los impacientes.

                

¿Que es la Celulitis? 

¿Qué es la celulitis?
Es una acumulación de toxinas, cuyo signo visible más aparente es la
denominada “piel de naranja”. Por lo tanto, el principal remedio en la
lucha contra la celulitis consiste en la desintoxicación del cuerpo.

Tratamiento:

Abedul, planta depurativa y descongestionante, ideal para luchar
contra la formación de los nódulos de celulitis en las cartucheras,
glúteos, costados y rodillas.
Tomar 2 o 3 tazas al día de infusión antes de las principales comidas.

Aceite de oliva, utiliza el aceite de oliva para cocinar, ya que como es
rico en vitamina E contribuye a mantener tu piel elástica y tonificada.
Hacer ejercicios son una muy buena alternativa para activar la circulación sanguínea.

Ejercicios moderados como caminar diariamente, nadar o ir en bici.

Elimine las  toxinas acumuladas en su cuerpo tomando mucha agua, consumir yogur natural sin frutas ni cereales, elegir alimentos ricos en fibra, tomar jugos verdes y comer mucha ensalada de vegetales, evitar la retención de líquidos y facilitar la oxigenación de tu organismo. 

5/5

Acidez estomacal (hipercloridria, dispepsia ácida, agruras o acedía)
La acidez del estómago no es efecto de una excesiva secreción ácida de la mucosa estomacal, como lo afirma la medicina, sino de la acidificación de los alimentos por fermentaciones malsanas derivadas del calor excesivo del tubo digestivo, debido a irritaciones y congestión de sus paredes. La piel fría e inactiva es común en estos enfermos, revelándose así el desequilibrio térmico de su cuerpo. 
Como lo indica su nombre, esta dolencia se caracteriza por demasiada acidez que se siente en el estómago, produciendo sensación de ardor muy desagradable, lo cual generalmente es el inicio de úlcera estomacal a la que están siempre expuestos estos enfermos. La acidez se
distingue de la úlcera porque en la primera los dolores desaparecen al comer, mientras que en la segunda aumentan.
A las causas habituales del desarreglo digestivo por mala alimentación, se agregan en este caso, el exceso de trabajo intelectivo, el desgaste sexual y la falta de aire puro y ejercicio. 

Tratamiento: Suprimir las causas apuntadas adoptando una vida higiénica y tranquila. Al activar la piel se descongestionan las entrañas.
Las frutas crudas, ensaladas y almendras dulces son los alimentos más indicados para estos enfermos. Hay estómagos tan degenerados que no toleran esta dieta, pudiendo entonces comenzar con fruta cocida para pasar poco a poco a comerla cruda.
Como aplicación local es indispensable la cataplasma de lodo sobre todo el vientre al dormir y aun en el día. Puedo asegurar que la acidez estomacal desaparece antes de 20 minutos con esta aplicación. Seguir con perseverancia el Régimen de Salud para normalizar la digestión.

5/5

        Cálculos biliares, cólico hepático
Los cálculos biliares son acumulaciones de substancias extrañas en la vesícula biliar, como resultado de desarreglos digestivos crónicos, en que las materias morbosas se endurecen hasta convertirse en verdaderas piedras. El cólico hepático es un síntoma claro de la existencia de cálculos biliares, pues se origina en la acción del organismo que trata de expulsar alguna piedrecilla que, al pasar por el conducto que vacía la bilis en el intestino, roza sus delicadas paredes, produciendo penosísimos dolores en la parte derecha del vientre, bajo las costillas, llegando a veces a comprometer la espalda y el brazo derecho. Además del dolor, generalmente hay vómitos y mareos, durando el ataque un período que puede ser de varias horas hasta días. Los cálculos expulsados salen con los excrementos.
La medicina suele “curar” extrayendo la vesícula, con lo que la causa del mal sigue en pie y tan sólo inutiliza los órganos. Los cálculos grandes no molestan ni pueden eliminarse. El organismo los retiene sin peligro aumentando el volumen de la vesícula.
Tratamiento: Para eliminar las piedrecillas ya formadas, conviene tomar al acostarse unos cien gramos de aceite de oliva y, al despertar, una fuerte dosis de aceite de ricino. Beber en ayunas un vaso de cocimiento de lechuga hervida durante diez minutos, ayuda a la expulsión de piedras de la vesícula y los riñones. Durante el cólico, el enfermo guardará reposo en cama,
siguiendo régimen de Primeros Auxilios. Bolsitas calientes de semillas de pasto miel contra los dolores y cataplasma de lodo sobre el vientre, durante la noche.

5/5